agosto 24, 2017

Algo está perfectamente claro en todo el mundo: en temas de movilidad se acercan grandes cambios. Los autos de combustión no tienen futuro. El futuro será para los autos de diferentes sistemas. Esto significa que los coches de hidrógeno y los eléctricos dominarán el planeta. Por eso día a día vemos la llegada de modelos más amigables con el medio ambiente. prueba de ello es Lina, un auto eléctrico urbano fabricado casi con base a una resina de azúcar y la mezcla de hojas de lino holandés. Esta especie de Hatchback será capaz de llevar a cuatro personas a una velocidad de hasta 80 kilómetros por hora.

Los materiales usados para el desarrollo de LINA tienen un peso similar al de una construida utilizando materiales como fibra de vidrio, pues tan sólo pesa 310 kilogramos.

“Sólo las llantas y los sistemas de suspensión no están hechos aún de materiales basados en la biología”, afirmó Yanic van Riel, parte del equipo denominado TU / Ecomotive.

Con el fin de aprovechar este atípico desarrollo, los holandeses incorporaron un paquete de baterías de 30 kilos capaz de alcanzar 80 kilómetros por hora como velocidad máxima, lo cual le brinda una relación peso-potencia mucho mejor que la de un BMW i3. De acuerdo con los estudiantes, este sistema consume 51.2 horas-watt por kilómetro, “cuatro veces más eficiente que la mayoría de eléctricos del mercado”.

Sin embargo, hasta el momento, Lina y sus creadores no han podido superar un importante obstáculo, las pruebas de choque, ya que el material “no se dobla como el metal, sino que se rompe”, explicó Noud van de Gevel, líder de TU / Ecomotive. Por ello, el grupo ya trabaja en un nuevo prototipo que les permita llegar a las calles con luz verde por parte de las autoridades holandesas.

  • Imágenes del Lina, el auto biodegradable.