julio 26, 2020

La pandemia del Coronavirus también ha perjudicado a los fabricantes de autos, y estos han tenido que replantear su modelo de negocios como estrategia de reducción de costos. Uno de ellos es la Mercedes-Benz que acaba de anunciar por medio de Daimler, su empresa matriz , que dejará de fabricar  sedanes en EEUU y México, y que solo fabricará modelos SUV en América del Norte.

Siendo así las cosas habrá varios cambios: el Clase C ya no saldrá de la línea de producción de la planta de Tuscaloosa, Alabama; mientras que el Clase A hará lo propio en la fábrica de Aguascalientes, México. Estos cambios ambas plantas sólo ensamblarán SUVs. En el caso del centro de producción de  Mercedes-Benz en México, solo fabricará el GLB, en tanto que la de EEUU seguirá elaborando el GLE, GLE Coupé y GLS.

Daimler registró unas pérdidas operativas de 1.682 millones de euros durante el segundo trimestre de 2020, lo que supone un resultado “mejor de lo esperado”, ya que preveía unas pérdidas de casi 2.100 millones.

Así, según datos provisionales de la compañía, Mercedes-Benz Cars & Vans contabilizó unas pérdidas operativas de 1.125 millones de euros, algo menos de lo esperado (1.400 millones), debido a, entre otros factores, unos gastos de 687 millones para la racionalización de la red de producción global. Por su parte, Daimler Trucks & Buses perdió 756 millones (823 millones de pérdidas eran lo esperado).

Tras la presentación de estos resultados, Daimler también planea recortar hasta 20.000 empleos en los próximos años, para así ahorrar hasta 2.000 millones de euros.

Por otro lado el fabricante alemán anunció que su exitoso Clase G tendrá una versión eléctrica.