agosto 19, 2018

En el mundo de los autos hay miles de talleres especializados en hacer modificaciones a determinadas marcas, y así mismo hay otros que se enfocan solo en perfeccionar el desempeño y personalizar el exterior e interior. Uno de ellos es Liberty Walk LB Performance, famoso por los body kits desarrollados para toda clase de deportivos, ya sea clásicos o modernos. Pues bien ahora ha puesto sus manos en un Suzuki Jimny y prácticamente lo convierte en toda una réplica del proyecto realizado al G63 AMG. Todo un trabajo que da como resultado un magnífico ejemplar.

A diferencia de un paquete aerodinámico que disminuye la resistencia al viento, un body kit o kit de fuselaje, que por cierto son de gran popularidad en Japón, es meramente estético, pues tiene el objetivo de enaltecer la carrocería del vehículo con componentes para hacer ver más ancho. Es tal el volumen que generan estos paquetes que para muchas personas resultan un tanto exagerados.

Independientemente del amor u odio que pueda existir por los body kits, es un hecho que los proyectos de Liberty Walk son realmente atractivos, una muestra de ello es el recién lanzado Suzuki Jimny, que luego de pasar por las manos del tuner japonés, obtuvo una apariencia más corpulenta.

Desde luego que la primera impresión que causa este SUV, es su aire (guardando las proporciones) con el Mercedes-Benz Clase G; de hecho, sus propios creadores lo bautizaron como G-mini. Aprovechando esta apariencia cuadrada, misma que ya muy pocos utilitarios emplean, este utilitario recibió un paquete similar al desarrollado para G63 AMG.

De ahí es que este Suzuki porte los mismos elementos decorativos de fibra de carbono como el capot, parrilla, guardabarros y techo. Igualmente, recibe un set de llantas en color negro, estribos, un protector para la rueda de repuesto situada en el portón y un sistema de escape con salida lateral.

  • Imágenes del Suzuki Jimny por Liberty Walk.